Las cinco mejores recetas improvisadas

¿No has hecho la compra y ya no queda casi nada de comer en tu casa? No importa, hoy te ayudaremos a solucionar con algunas recetas improvisadas. ¡Toma nota!

Cinco recetas improvisadas que puedes preparar con pocos ingredientes

Smoothie de proteínas

Las cinco mejores recetas improvisadas

Para arrancar el día con el pie derecho, debes asegurarte de desayunar correctamente. Si no tienes mucho tiempo o ganas de cocinar algo elaborado, puedes beber tu desayuno. Necesitarás leche (preferiblemente de almendras, o en todo caso descremada), una banana, dos cucharadas de mantequilla de maní o nueces y una pizca de canela. Introduce todo en la licuadora y agrega trozos de hielo si quieres que tu merengada sea granizada.

Pizza express

Las cinco mejores recetas improvisadas

Necesitarás pan de pita (pan árabe) o cualquier tipo de pan, salsa de tomate (la venden preparada), queso, orégano y cualquier otro ingrediente que quieras añadir (cebolla, pimientos, aceitunas, tocineta o panceta, champiñones, anchoas, etc). Prepara la pizza (pan, salsa, queso, ingredientes, queso de nuevo, orégano) y caliéntala en el horno durante 15 minutos.

Tortilla u omelette

Las cinco mejores recetas improvisadas

Para las tortillas no es necesario abrirse la cabeza. Solo necesitarás un par de huevos y los ingredientes que se te antojen. La más popular incluye pimientos, tomate, cebolla, trozos de patata, céleri (apio) y sal al gusto. Mezcla bien todos los ingredientes y caliéntalos en un sartén de teflón rociado con aceite de oliva. Cuando dore por un lado, dale la vuelta hasta que esté listo por ambas caras.

Guacamole

Las cinco mejores recetas improvisadas

Si tienes una palta (aguacate), sácala toda con una cucharilla y colócala en un recipiente. Pica cebolla, tomate, pimiento, y únelo todo en el envase junto con la palta para formar una pasta. Añade un chorrito de jugo de limón y mezcla de nuevo. Sírvelo con galletas saladas o pan tostado.

Pasta gratinada

Las cinco mejores recetas improvisadas

Prepara espaguetis y mézclalos con dos huevos batidos en un sartén; agrega un chorrito de aceite de oliva, especias de tu gusto, trocitos de tomate, pimiento, espinacas, cebollas… lo que encuentres. Únelo bien hasta que se forme una mezcla compacta. Pásala a un pyrex y agrega queso parmesano generosamente. Calienta en el horno durante 15 minutos para que gratine, ¡y listo!

Estas recetas son fáciles de preparar y no necesitas tomar medidas exactas, por lo que puedes improvisar con lo que tienes a la mano. Sin embargo, no te acostumbres a comer de este modo a diario, ten en cuenta que son opciones prácticas para salir del paso, pero tu dieta debe ser balanceada la mayoría del tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *