Los cinco mejores trucos para cocineros principiantes

La cocina no es el fuerte de todos pero una vez que se aprende lo esencial, ¡el resto es pan comido! Ya sea que estés empezando a preparar tus primeras recetas o seas todo un veterano en la destreza culinaria, de algún modo te servirán estos consejos para cocineros principiantes. ¡Toma nota!

Los cinco mejores trucos para cocineros principiantes

Los cinco mejores trucos para cocineros principiantes

  1. Guisos. El secreto para que un guiso funcione es precocinar los ingredientes previamente. Es decir, hervirlos hasta que ablanden. Luego de ello, escúrrelos bien y añade siempre de primero la cebolla. El tiempo es un factor muy importante, pues muchos creen que subiendo la llama la comida estará antes. No, para que un guiso quede en su punto es necesario cocinarlo a fuego bajo durante más tiempo. El problema con ponerlo al máximo es que se cocinará por los bordes y la base pero el centro estará crudo.
  2. Pastas. Para que no se peguen o cocinen demasiado, lo importante es agregar una pizca de sal y un chorrito de aceite al agua pero después de que hierva, no antes. Luego introduce la pasta y revuélvela de cuando en cuando. Debes revisarla constantemente hasta que esté al dente. Cuando llegue a ese punto, retírala del fuego y pásala al colador. Luego añade un chorrito de agua fría para que se detenga la cocción.
  3. Cebolla. Cocinar con este ingrediente es fastidioso pero necesario pues la mayoría de las recetas lo incluyen. Para que tus dedos no queden impregnados de su característico y fuerte olor, toma un cuchillo de acero inoxidable y frota tus dedos sobre él bajo el agua de la llave. Otro truco es que, para evitar que la cebolla te produzca lágrimas involuntarias, la piques con un cuchillo que esté correctamente afilado. Te parecerá raro pero lo que hace que lloremos al cortarla no es la cebolla en sí sino el jugo que suelta cuando es aplastada, pues suelta el jugo. Al utilizar un cuchillo que corte muy bien no pasará esto.
  4. Pescado. Para que no se queme y pegue, esparce el aceite con ayuda de un atomizador en un sartén de teflón o cerámica. Si quieres evitar que el olor invada toda la cocina, utiliza una tapa en el sartén para que no se disperse demasiado.
  5. Comida quemada. Cuando nos descuidamos y la comida se pega en el fondo de la olla, lo importante es apagar la llama de inmediato. Acto seguido, traspasa la comida (la parte no quemada) a otra olla. Es importante que no la revuelvas ni raspes el fondo de la olla (donde se encuentra lo quemado), pues así conseguirás que toda el contenido tome ese sabor ahumado y termine de estropearse.

¿Qué te parecen estos consejos para cocineros principiantes? Esperamos que te sirvan para mejorar tus preparaciones. ¡Bon appétit!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *